24 Abr

Qué son los medicamentos biosimilares

Todos alguna vez nos hemos encontrado en la extraña situación de tener que elegir entre diferentes medicamentos. Incluso cuando todos hacen el mismo trabajo y tienen el mismo componente. En el caso de los medicamentos biológicos, que se utilizan de manera recurrente para tratar el cáncer. Los que ya se aprobaron pueden llegar a ser muy costosos. Las alternativas más accesibles son los que se denominan como medicamentos biosimilares.

Los medicamentos biosimilares, a pesar de ser más baratos que los originales, cumplen la misma función en cuanto a eficacia, seguridad y componentes. Es por ello que en muchas ocasiones encontramos medicamentos para el cáncer con los mismos componentes, pero de diferentes marcas y precios. Este tipo de medicamento utiliza como referencia a los medicamentos biológicos ya aprobados. Continúa leyendo.

¿Qué son y cómo se fabrican los medicamentos biosimilares?

A diferencia de medicamentos como la aspirina, que se fabrican a partir de sustancias químicas, los medicamentos biosimilares se crean de tejidos vivos y células. En la actualidad, estos se utilizan mucho en tratamientos como la inmunoterapia y terapias dirigidas para combatir el cáncer. Los medicamentos creados a partir de sustancias biológicas son mucho más complejos que los químicos.

Además, debido a sus componentes de elaboración y a su complejidad, los medicamentos biológicos (de los cuales vienen de los medicamentos biosimilares) nunca son iguales en diferentes lotes. Estos siempre presentan ligeras diferencias en su composición. Sin embargo, esto no afecta su eficacia o la manera en que funciona de ninguna manera. Es gracias a ello que se pueden crear los medicamentos biosimilares.

Cuando se busca crear los medicamentos biosimilares, en general es para reducir su precio o crear alternativas de marcas. Para ello, la mayoría utiliza un medicamento biológico ya aprobado para tomar como referencia. Al igual que los lotes de fármacos biológicos son muy similares entre sí sin afectar el funcionamiento. Los biosimilares siguen la misma regla.

Los medicamentos biosimilares no son una copia exacta del fármaco original. Sin embargo, son iguales de seguros y eficaces a la hora de hacer su trabajo. Esto quiere decir que también provocan los mismos efectos secundarios en el paciente. 

¿Cuál es el proceso de aprobación de estos medicamentos?

Teniendo en cuenta que los medicamentos biosimilares son muy parecidos al fármaco original del que se toma referencia. Los estudios a llevar a cabo para que se aprueben son menos y de costo reducido. Esto es lo que explica que, al entrar como un producto genérico en el mercado, sean más accesibles que las versiones aprobadas y de marca.

Entre los estudios principales a realizar se encuentra la evaluación de que el producto sea tan seguro como el original. Además, se debe comprobar que es igual de eficaz y que se ingiere o aplica de la misma manera que el fármaco de referencia. Asimismo, se debe analizar que tiene la misma concentración y dosis, se utiliza en las mismas enfermedades y que incluso tengan los mismos efectos secundarios.

Una vez aprobado el producto, este suele salir al mercado bajo una marca diferente a la acostumbrada o con el nombre genérico del componente activo. Sin embargo, cuando se trata de medicamentos biosimilares, primero es necesario consultar con un médico antes de intercambiar marcas.

¿Cómo identificar este tipo de medicamentos?

A pesar de que los mismos vienen con nombres genéricos, son muy fáciles de identificar. Mientras que el nombre de la marca siempre será diferente unas de otras, el nombre “genérico” (que suele ser del principio activo) vendrá al lado de un guion y cuatro letras, en el caso de la FDA.

¿Qué pasa si se necesita un cambio de receta de medicamentos biosimilares?

Como ya mencionamos, si se te ha recetado un medicamento biológico, el farmacéutico deberá consultar con tu médico antes de darte cualquier medicamento biosimilar. Adicionalmente, también debes considerar las opciones que te ofrezca tu seguro. Se debe a que estos a veces pueden cubrir ambos, tanto biológicos como biosimilares, o solo uno de ellos.