10 Dic

Cómo actuar si te dicen que tienes cáncer: consejos

Cuando a alguien se le diagnostica cáncer, puede sentirse abrumado y asustado. Las personas pueden sentir aturdimiento, incredulidad, enfado, tristeza, miedo y mucha confusión. Es normal, y es importante comprender tus sentimientos y buscar el apoyo que pueda ayudarte.

Obtén información precisa sobre tu diagnóstico de cáncer

Antes de elegir el tratamiento, es importante que obtengas información precisa sobre tu diagnóstico. Pide a tu médico que te explique el tipo de cáncer que tienes, el estadio, las opciones de tratamiento disponibles y cuál es el pronóstico para tu caso concreto. Asegúrate de guardar cualquier informe y copia de documentos importantes que puedan ayudarte a tomar decisiones con conocimiento de causa.

Mantén abiertas las líneas de comunicación

Asegúrate de establecer líneas de comunicación abiertas con tu médico y tu equipo sanitario. Comparte tus sentimientos abierta y honestamente, para que puedas obtener la información y el apoyo que necesitas. También busca el apoyo de amigos y familiares que puedan ayudarte a asimilar lo que está pasando.

Anticipa posibles cambios físicos

Los tratamientos contra el cáncer pueden tener efectos secundarios que van desde la pérdida de cabello y las náuseas hasta el dolor articular y los cambios en los niveles de energía. Antes de empezar el tratamiento, habla con tu equipo de atención médica sobre los posibles efectos secundarios y haz preguntas. Saber qué esperar puede ayudarte a sobrellevar mejor los cambios físicos que puedas experimentar.

Lleva un estilo de vida saludable

Llevar un estilo de vida saludable puede ayudarte a mantener tus niveles de energía. Elige una dieta nutritiva, descansa lo suficiente y practica técnicas para reducir el estrés. Estos consejos pueden ayudarte a controlar el estrés y la fatiga que conllevan tu diagnóstico y tratamiento. Si es posible, procura seguir una rutina diaria regular. Asegúrate de dedicar tiempo todos los días al ejercicio y la relajación.

Deja que tus amigos y familiares te ayuden

Encuentra a alguien en quien confíes, ya sea un familiar cercano, un amigo o incluso un profesional de la salud mental. Háblales de lo que estás pasando. También puedes pedir ayuda con tareas como las labores domésticas o el transporte para que puedas centrarte en cuidar de ti misma.

Revalúa tus objetivos y prioridades

Algunas personas pueden seguir con sus rutinas normales mientras reciben el tratamiento, mientras que otras pueden tener que hacer ajustes. Piensa en lo que es más importante para ti y prioriza tus actividades. Piensa en el impacto que tu diagnóstico tendrá en tus finanzas y averigua cómo puedes utilizar mejor tus recursos.

Mantiene tu rutina habitual

Intenta mantener tus rutinas habituales en la medida de lo posible. Sal de casa a pasear o a hacer actividades. Mantente al día de los planes que se hicieron antes de tu diagnóstico. Las actividades de ocio pueden ayudarte a sentirte relajada y a distraerte, algo muy necesario para desconectar del cáncer.

Infórmate sobre tu cáncer

Tómate un tiempo para informarte sobre tu cáncer. Habla con tu médico sobre tu enfermedad, incluidas las opciones de tratamiento. También investiga otras fuentes de información fiable, como centros oncológicos y grupos de apoyo.

Aprende formas de controlar el estrés y la ansiedad

Si sufres una angustia emocional intensa, depresión, ansiedad o miedo que te impida centrarte en tus objetivos de recuperación, no dudes en pedir ayuda. Habla con un terapeuta o únete a un grupo de apoyo si es necesario.

Controla tu progreso

Si te preocupan los resultados, si sientes ansiedad porque las cosas están tardando más de lo previsto, no dudes en seguir haciéndoles un seguimiento. Sé consciente de lo que está cambiando y presta atención a cualquier cambio en tu cuerpo.

Ten fe en ti mismo/a

Tener cáncer puede ser muy duro. Algunas personas describen sentimientos de ansiedad, miedo o impotencia cuando reciben el diagnóstico por primera vez. Si no sabes cómo afrontarlo, busca fuentes fiables de apoyo e información. Y, sobre todo, ten fe en ti misma y confía en que puedes superar esto.